Coca-Cola y Pepsi son los campeones mundiales en la producción de residuos plásticos

Un nuevo estudio que documenta el flagelo de los desechos plásticos en todo el mundo descubrió que más de la mitad de la contaminación etiquetada de plásticos es causada por 56 empresas.

Más del 20 por ciento de la contaminación etiquetada causada por los residuos plásticos en el mundo está vinculada a cuatro marcas: The Coca-Cola Company (11 %), PepsiCo (5 %), Nestlé (3 %) y Danone (2 %).

La investigación, publicada en la revista Science Advances, o Avances de la Ciencia, dirigida por científicos de la Universidad de Dalhousie en colaboración con universidades de varias partes del mundo, se basa en auditorías sobre la contaminación plástica en 84 países durante un período de cinco años.

«Estas son algunas de las corporaciones más grandes del mundo. Y tienen presencia en todos los países del planeta, dijo el coautor del estudio, Tony Walker, profesor en la Escuela de estudios ambientales y de recursos en la Universidad Dalhousie.

El análisis verificado por otros investigadores utilizó datos recopilados por voluntarios en más de 1,500 eventos en playas, parques, ríos y otros espacios públicos. Las auditorías fueron organizadas por el grupo de protección medioambiental Break Free from Plastic, o Libérese de los plásticos, y se llevaron a cabo entre 2018 y 2022.

La producción de plástico en el mundo se ha incrementado, pasando de 50 millones de toneladas en 1976 a más de 400 millones de toneladas en 2022. Aunque el promedio de vida de los productos de plástico es de unos 10 años, los plásticos pueden tardar hasta 500 años en descomponerse, dependiendo de su composición y forma de eliminación.

En un comunicado, la transnacional Coca-Cola dijo que su objetivo es hacer que el 100 por ciento de sus envases sean reciclables a nivel mundial para el 2025 y utilizar material reciclado en al menos el 50 por ciento de sus envases para el 2030. La compañía también dijo que pretende recolectar y reciclar una botella o lata por cada una que vendamos para el 2030.

PepsiCo emitió un comunicado este 24 de abril diciendo que ha realizado importantes inversiones durante más de una década con el objetivo de reducir el embalaje que utilizamos, expandir modelos reutilizables y asociaciones para avanzar en el desarrollo de sistemas de recolección y reciclaje.

La compañía añadió que aboga por un marco político global ambicioso y vinculante para ayudar a abordar la contaminación plástica e instamos a otros a aprovechar la oportunidad para hacer lo mismo.

En un comunicado emitido este miércoles, la transnacional Nestlé reconoció que la contaminación plástica es un problema grave y estamos trabajando arduamente para ayudar a abordarlo, y que apoya una regulación global legalmente vinculante. También citó los proyectos en curso de Nestlé para desarrollar proyectos de recolección de desechos, clasificación y reciclaje de residuos en Europa, África, Asia, América del Norte y América Latina.

El gigante Danone no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

REUNIÓN CUMBRE SOBRE RESIDUOS PLÁSTICOS EN OTTAWA

El estudio fue presentado en momentos en que representantes de 176 países se encuentran reunidos en Ottawa para sentar las bases de un acuerdo para establecer medidas vinculantes para la reducción de los desechos plásticos.

Esta es la cuarta ronda de negociaciones antes de una sesión final a llevarse a cabo a finales de este año en Corea del Sur, donde se espera que las partes puedan firmar un tratado internacional vinculante sobre la contaminación causada por los desechos plásticos.

Al comenzar las conversaciones el martes en la capital Ottawa, el ministro federal de Medioambiente y Cambio Climático, Steven Guilbeault, dijo que el consenso tiene que ser un compromiso para poner fin a la cultura del consumo desechable que genera tanta basura contaminante.

Defensores del medioambiente llevaron a cabo una escena muerte masiva frente al centro de convenciones de Ottawa para protestar por lo que describieron como los impactos devastadores de la contaminación plástica en la salud humana y la biodiversidad.

RECICLAR NO ES UNA PANACEA

Patricia Corcoran, profesora de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Western Ontario, dijo que ese estudio sobre las principales empresas contaminantes es muy significativo dado su alcance global.

Corcoran trabajó en un estudio similar que examinaba la contaminación plástica en las playas a lo largo de los Grandes Lagos.

En ambos estudios, lo que hay ahí afuera son desechos de envases de alimentos y bebidas; eso no es ninguna sorpresa, dijo.

Si se destaca quiénes son los mayores productores de este tipo de contaminación, entonces tal vez eso genere conciencia en la empresa, y la empresa podría decidir hacer algo al respecto.Una cita de Patricia Corcoran, profesora de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Western Ontario.

Los residuos plásticos son presentados a menudo como un problema de consumo que puede resolverse mejorando el reciclaje, dijo Walker. Sin embargo, sólo se recicla el 9% de todos los plásticos. El resto acaba en los vertederos o en el medioambiente.

El reciclaje por sí solo no va a resolver este problema. Eliminar los plásticos difíciles de reciclar es otra solución, como lo es exigir responsabilidades a estas empresas para que paguen o diseñen mejores productos que no acaben en el medio ambiente.Una cita de Tony Walker, profesor en la Escuela de estudios ambientales y de recursos en la Universidad Dalhousie.

LLAMADOS PARA UN MEJOR SEGUIMIENTO

El estudio reveló que más del 50% de los artículos de plástico recuperados no mostraba ninguna marca o etiquetado perceptible tras haber sido expuestos al sol, el agua y el aire.

Los investigadores afirman que su estudio pone de manifiesto la necesidad de una mayor transparencia en la producción y el etiquetado de los productos y envases de plástico. Esto para facilitar el seguimiento de la contaminación y exigir responsabilidades a las empresas.

Los investigadores defienden la creación de una base de datos internacional de libre acceso en la que las empresas estén obligadas a hacer un seguimiento cuantitativo de sus productos, envases y marcas e informar sobre su impacto en el medioambiente.

A principios de esta semana, el gobierno federal dio un paso hacia ese objetivo. El ministro de Medioambiente y Cambio Climático, Steven Guilbeault, anunció el establecimiento de un nuevo registro que obligará a las empresas a proporcionar datos sobre la cantidad de plástico que producen y dónde va a parar ese plástico.