Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) exhorta a las autoridades peruanas a garantizar la seguridad de los periodistas:

“Nos alarma que decenas de periodistas que cubrían las protestas antigubernamentales en Perú hayan sido atacados”, declaró Carlos Martínez de la Serna, director de programas del CPJ, desde Nueva York. “Las autoridades necesitan garantizar que la prensa reciba protección y pueda cubrir cuestiones de interés público en condiciones de seguridad, y deben investigar exhaustivamente todos los ataques contra la prensa”.

En conferencia de prensa celebrada en Lima el martes 10 de enero, la Asociación Nacional de Periodistas, en la persona de su presidenta Zuliana Lainez, declaró que, como mínimo, 72 periodistas habían sido hostigados y/o agredidos desde que las protestas estallaron en diciembre, tras la destitución y el arresto del entonces mandatario Pedro Castillo.

En un hecho ocurrido el 7 de enero, agentes policiales amenazaron con matar a Aldair Mejía, fotógrafo de la agencia noticiosa española EFE, quien cubría manifestaciones antigubernamentales en la ciudad de Juliaca. Un uniformado lo amenazó: “Si vuelves a hacer eso, te vuelo la cabeza y sales muerto de aquí”, según versiones de prensa y su agencia. Posteriormente Mejía recibió el impacto de un proyectil en la pierna derecha, el cual le fracturó la tibia, según las fuentes citadas. El CPJ le envió un mensaje de texto a Mejía para obtener su versión, pero no recibió respuesta de inmediato.

“Estamos sumamente preocupados por la represión policial, en particular contra los periodistas”, expresó Lainez en su conferencia de prensa.

Cuando este martes la prensa le preguntó a Raúl Alfaro, comandante de la Policía Nacional de Perú, por la violencia policial contra los manifestantes y los periodistas, el funcionario no respondió directamente, pero aseguró que los agentes policiales eran víctimas de una “campaña de desinformación” concebida para desprestigiarlos y generar el pánico, según versiones de prensa.

El CPJ envió un correo de prensa a la oficina de prensa de la Policía Nacional en Lima para obtener una declaración, pero no recibió respuesta de inmediato.