El candidato presidencial poco conocido en Venezuela que sin hablar toma impulso en las encuestas.

Edmundo González, un diplomático de 74 años, fue nombrado por unanimidad como abanderado presidencial de la coalición de partidos opositores con el apoyo de María Corina Machado, lo que impulsa su candidatura, según recientes encuestas.

Edmundo González Urrutia, un diplomático de 74 años, fue nombrado el viernes 19 de abril de 2024, por unanimidad, como el abanderado presidencial de la Plataforma Unitaria Democrática (PUD), coalición de 10 partidos opositores con el respaldo de la líder, María Corina Machado.

González Urrutia fue registrado provisionalmente por la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para “guardar el puesto” hasta lograr postular a un candidato, después que el mes pasado el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela impidiera la inscripción de Corina Yoris, una filósofa de 80 años designada como sustituta de Machado, quien ganó la primaria presidencial opositora, pero fue inhabilitada para ejercer cargos públicos.

Finalmente, la candidatura de González Urrutia fue admitida por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y no hubo objeciones.

“La unidad democrática de Venezuela está preparada en todos los sentidos para producir el cambio político por la vía electoral y a partir de ahora todos los que queremos un cambio en el país debemos unirnos en torno a esta candidatura”, dijo el viernes Omar Barboza, secretario ejecutivo de la PUD.

González Urrutia, un diplomático egresado de la Universidad Central de Venezuela y oriundo de La Victoria en el estado Aragua, fue en 1978 el primer secretario del embajador de Venezuela en Estados Unidos.

Entre 1991 y 1993, fue embajador de Venezuela en Argelia y posteriormente, entre 1998 y 2002, durante el gobierno del expresidente Hugo Chávez, embajador en Argentina, desde donde trabajó para incorporar a Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur).

Es uno de los fundadores de la MUD y entre 2013 y 2015 fue su representante internacional.

González, también analista internacional y miembro del Consejo Editorial Internacional del diario El Nacional, suele ser entrevistado por medios que solicitan sus comentarios.

Poco escribe en la red social X, donde en marzo apareció para denunciar una cuenta falsa que posteriormente fue suspendida y el domingo envió dos mensajes en los que dijo aceptar el “inmenso honor y la responsabilidad” de ser candidato de quienes “quieren un cambio por la vía electoral”. Además, prometió que próximamente se estará dirigiendo a los venezolanos.

Hasta ahora González, poco conocido en el país, no se había pronunciado públicamente tras ser registrado como candidato. El 49,8 % de los encuestados en un sondeo de opinión de la firma More Consulting, elaborado antes de su confirmación como candidato de consenso, dijo no saber quién es y contaba con una intención de voto de 6,9 %.

Pero, según la misma encuesta, un candidato apoyado por Machado, que ya respaldó a González, tendría una intención de voto de un 45,8 %. Mientras que el presidente Nicolás Maduro, que busca su tercer mandado cuenta con el 21,6 %, de acuerdo al sondeo.

Una encuesta, también hecha antes del viernes, de la firma Clearpath Strategies replicada por la consultora Politiks, un 41 % de los consultados votaría por González si Machado “diera el endoso”. Le sigue Maduro con 21 % de intención de votos y el humorista y empresario, Benjamín Rausseo con el 10 %.

Desde el viernes, cuando fue anunciada su candidatura, han comenzado a surgir en redes sociales diversos memes y slogans improvisados, incluso un jingle, con ritmo de salsa, creado con inteligencia artificial: “todo el mundo con Edmundo, vamos al cambio rotundo”.

La designación de González como candidato de consenso ocurre después de que Estados Unidos decidió revocar una licencia que autorizaba transacciones a la industria petrolera y gasífera del país, por considerar que incumplió buena parte de los acuerdos sobre garantías electorales firmados con la Plataforma Unitaria de la oposición en Barbados, entre ellos el bloqueo de candidatos opositores.

Los presidentes Luiz Inácio Lula Da Silva, de Brasil y Gustavo Petro de Colombia, ambos considerados aliados de Maduro, también cuestionaron los impedimentos para que la oposición inscribiera a su candidato de consenso.