¿Por qué China pierde su brillo como “la fábrica del mundo”?

La nueva reorganización del comercio global está dejando que China deje de ser la “fábrica del mundo”, sumado a factores como la crisis demográfica y las crecientes tensiones comerciales y políticas con Estados Unidos.

La actividad de las fábricas chinas repuntó en enero tras tres meses de contracción, lo que refuerza los indicios de que la segunda economía mundial podría estar recuperándose de una dolorosa recesión.

En los tres últimos meses de 2022, el crecimiento económico de China se redujo al 2,9% respecto al año anterior, pero los economistas señalan el aumento de la inversión y la mejora del gasto de los consumidores podría ser un signo de recuperación de la actividad.

Los fabricantes se han visto perjudicados por la escasa demanda de exportaciones de Estados Unidos y Europa después de que los bancos centrales subieran los tipos de interés para combatir la inflación. Así mismo, la demanda de los consumidores chinos se debilitó a raíz de los brotes de Covid-19 y la caída del sector inmobiliario.

Los nuevos pedidos de exportación, la actividad de las fábricas y el empleo mejoraron en enero, aseguró la Oficina Nacional de Estadística y la Federación China de Logística y Compras.

Pero el escenario es complejo para muchas fábricas que ya decidieron relocalizar sus instalaciones en otros países del sudeste asiático, por la crisis demográfica de China y las tensiones comerciales y políticas con Estados Unidos.

La administración estadounidense de Joe Biden ratificó en 2022 la ley CHIPS, que tiene como objetivo mejorar la competitividad tecnológica de Estados Unidos frente a China e incluye más de 52.000 millones de dólares de incentivos para la producción nacional de semiprocesadores.

“Las cadenas de valor se están moviendo a otros países de Asia por la saturación que existe en el puerto de Shanghái, que es el número uno del planeta”, comentó Alejandro Godoy, Alejandro Godoy, consultor geopolítico en asuntos internacionales y docente de posgrado de relaciones internacionales en la Universidad Militar Nueva Granada en Bogotá.

Según él, naciones como India, Vietnam, Filipinas, Tailandia, Malasia y Singapur, se muestran como una alternativa para muchas empresas que se están replanteando la idea de una China como la “fabrica del mundo”.