Probable victoria de la Agrupación Nacional preocupa a aliados de Francia

La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen

Mientras que el partido de extrema derecha Agrupación Nacional se imponía en las elecciones legislativas anticipadas celebradas en Francia el domingo 30 de junio, los resultados eran objeto de escrutinio en todo el mundo. Empezando por los aliados europeos, así como Ucrania, donde la victoria del partido euroescéptico con fama de estrechos lazos con Moscú ha hecho temer un cambio en la posición de París.

En Alemania, Macron es el único responsable de una «debacle”

Como aliado de Francia y la otra mitad de la pareja esencial de la Unión Europea, los ojos de Alemania estaban clavados al otro lado del Rin. Fue el «El fin del macronismo» para el diario conservador Die Welt. El diario Süddeutsche Zeitung lo califica de ruptura histórica, informa el corresponsal de RFI en Berlín, Pascal Thibault.

Emmanuel Macron se lleva la peor parte en los comentarios: «Con su disolución, ha abierto las puertas del poder a RN», afirma la revista Die Zeit. El diario conservador Frankfurter Allgemeine considera al presidente francés el único responsable de esta «debacle»: «Un jefe de Estado que disuelve innecesariamente y se priva de su mayoría no puede esperar una mención positiva en los libros de historia», afirma el periódico. Le preocupan las consecuencias internacionales de las elecciones legislativas francesas: «Francia podría estar ausente de Europa y de la OTAN durante años. Sólo Rusia puede alegrarse de ello». 

«Alemania y Francia tienen una responsabilidad especial para nuestra Europa común», declaró la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock a la prensa, y «nadie puede permanecer indiferente (…) si, en nuestro socio muy cercano y mejor amigo, llega al poder un partido que ve a Europa como el problema y no como la solución».

El Primer Ministro polaco, Donald Tusk, habló de un «gran peligro» para Francia y Europa.

La UE, preocupada por el debilitamiento y la cacofonía que llega de París

En la sede de la Unión Europea en Bruselas, no hubo ninguna reacción el domingo por la noche: oficialmente, las instituciones y autoridades europeas guardan silencio y seguirán haciéndolo después de esta primera vuelta, informa el corresponsal de RFI en Bruselas Jean-Jacques Héry.

Pero Bruselas teme la llegada de la Agrupación Nacional, partido antieuropeo, a la jefatura del gobierno de uno de sus miembros fundadores. Sobre todo porque Francia es a la vez el segundo país que más contribuye al presupuesto de la UE y el segundo más poblado. Es más, el reparto de poder en la cúpula del Ejecutivo francés podría debilitar la posición del presidente Emmanuel Macron, que seguirá formando parte del Consejo Europeo. A ello se suma el riesgo de cacofonía entre los representantes franceses, lo que llevaría a una política europea más desdibujada.

Ucrania, preocupada por el apoyo de París

Pero entre las cuestiones que inquietan a Bruselas está la del apoyo a Ucrania en su guerra contra Rusia. Sobre todo teniendo en cuenta que el partido de Marine Le Pen lleva tiempo demostrando su cercanía a Rusia, ya sea a través de préstamos contraídos con bancos rusos o cuando la líder de la extrema derecha francesa fue recibida por el presidente Vladimir Putin.

Esta cercanía de la RN al Kremlin preocupa mucho también a Kiev, ya que París ha sido uno de los apoyos más constantes de Ucrania en su esfuerzo bélico.

Aunque los medios de comunicación de Kiev todavía no han reaccionado a los resultados de las elecciones celebradas en Francia el domingo 30 de junio por la noche, la situación política francesa se sigue muy de cerca en Bankova, sede de la presidencia ucraniana en su capital  informa el corresponsal de RFI en Kiev, Stéphane Siohan: Esta semana, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ha querido enviar un mensaje a la opinión pública francesa, declarándose convencido «de que el gobierno francés surgido de las elecciones seguirá apoyando a Ucrania, sea cual sea la nueva situación política, tanto en el campo de batalla como en el camino hacia la adhesión a la Unión Europea».

De este modo, Volodymyr Zelensky adopta una actitud prudente. Más o menos como cuando se le pregunta por la perspectiva de que Donald Trump sea elegido este año en Estados Unidos. 

La llegada de un nuevo gobierno a París será inevitablemente examinada con lupa en Kiev, ya que es mucho lo que está en juego para Ucrania. En los últimos meses, el presidente Emmanuel Macron ha afirmado su liderazgo cada vez más firme en Europa en apoyo de Ucrania, en particular con el anuncio del envío de cazas Mirage 2000 a Ucrania y la posibilidad de desplegar personal militar de entrenamiento en territorio ucraniano.

Muchos candidatos de RN en el punto de mira de las sanciones ucranianas tras sus visitas a Crimea o al Donbás

Sin embargo, la perspectiva de un gobierno de RN en Francia podría cambiar completamente la situación, ya que Jordan Bardella, presidente del partido, ha declarado, por supuesto, que existen «líneas rojas». Estas líneas rojas incluyen el despliegue de personal militar francés en Ucrania y los ataques con equipos occidentales en territorio ruso. Todo ello en un momento en que el Presidente ucraniano solicita autorización explícita para atacar instalaciones militares en territorio ruso, como los aeródromos de los que parten casi a diario los aviones que bombardean Ucrania. 

También está la cuestión del personal político que podría formar parte del gobierno francés. Una quincena de candidatos en las listas de RN para las elecciones están sujetos a sanciones por parte de Ucrania por haber visitado Crimea, la Federación Rusa o el Donbás durante las elecciones. Entre ellos figuran Thierry Mariani y Pierre Gentillet: si estas personas desempeñaran un papel más destacado en un gobierno de la RN, podría causar problemas diplomáticos extremadamente graves entre Ucrania y Francia.

Liderada por la extrema derecha, Italia dividida entre la preocupación y la felicitación

En Roma, se sigue con atención el avance de la Agrupación Nacional. Italia ya había dado el paso y puesto a la extrema derecha en el poder con Georgia Meloni como jefa de gobierno, informa la corresponsal de RFI en Roma, Anne le Nir. La Primera Ministra italiana, Giorgia Meloni, se congratuló de que la «demonización» ya no funcione. 

Mientrass, los debates televisados en Italia hacen aflorar la inquietud ante la posibilidad de una victoria de la Agrupación Nacional en la segunda vuelta de las elecciones legislativas. Una victoria así podría «cambiar el destino de Europa», según el ex Primer Ministro Enrico Letta, invitado de la cadena privada LA7. «Los jóvenes todavía están abiertos, pero si la RN sale victoriosa el 7 de julio, el gobierno de Meloni endurecerá su posición contra las elecciones para los puestos clave de la Unión Europea», prosiguió.

Entre los políticos actualmente en el poder, solo el líder de la Liga, Matteo Salvini -un importante aliado histórico de Marine Le Pen- se pronunció. Felicitó a la Asamblea Nacional por su éxito, tuiteando: «Mis felicitaciones a Marine Le Pen. Vergüenza debería darle a Macron convocar una amplia concentración contra la RN y comportarse como Von der Leyen tratando de oponerse al cambio».

En España, el Presidente del Gobierno socialista quiere creer en la movilización de la izquierda

El presidente del Gobierno socialista español declaró el lunes 1 de julio que mantiene «la esperanza de que la izquierda francesa se movilice» tras la primera vuelta de las elecciones legislativas, afirmando que hay que derrotar a la extrema derecha «gobernando (…) como lo ha hecho España durante seis años». En la Cadena Ser, Pedro Sánchez subrayó, según AFP, «la importancia de apostar por políticas progresistas, por gobiernos progresistas que demuestran, como está haciendo el Gobierno español, que las mentiras y las fake news se pueden deconstruir».