La UC vence a Deportes Iquique con gol agónico y suma su segundo triunfo consecutivo

partidazo jugado en el Tierra Campeones, Universidad Católica tumbó a los Dragones Celestes de la mano de su hijo pródigo para encadenar su segunda victoria seguida en el Campeonato Nacional. Los Cruzados alcanzaron la cuarta posición con 12 unidades, a falta de que se juegue el resto de la fecha, mientras que Deportes Iquique perdió su primer partido como local desde octubre del año pasado, la segunda en cadena en el torneo.

Pese a que Deportes Iquique aprisionó a la UC contra su propio arco, a los 16 minutos Gonzalo Tapia aprovechó un centro desde tres cuartos de cancha de César Pinares y, con una palomita impecable, le cambió el palo al meta Daniel Castillo y anotó el 1-0 para los Cruzados.

La segunda del partido para Universidad Católica también vino en los pies de Gonzalo Tapia. El joven delantero recibió solo dentro del área y remató de primera, pero la pelota le salió recta a las manos del arquero.

Los Dragones Celestes volvieron a encontrarse nuevamente en el gramado del Tierra de Campeones y empujaron hasta encontrar la igualdad. Steffan Pino (33′) recibió un potente centro desde la derecha de González, que vulneró la resistencia del meta Thomas Gillier y dio en su pecho. El delantero demostró porqué está en estado de gracia, controló sin problemas y definió con el arco vacío para anotar el empate momentáneo en el norte.

Solo cinco minutos después, Gonzalo Tapia aguantó la marca pegado a la banda izquierda hasta que logró centrar. La pelota le llegó a Fernando Zampedri dentro del área, el Toro metió un caño a su defensor para quedar mano a mano con el portero y definir sin problemas. 2-1 ganaba la UC y el goleador alcanzaba a Néstor Isella con 105 goles con la camiseta cruzada.

Ya en la segunda parte, Edson Puch sacó lo mejor de su repertorio. Tras un balonazo se metió al área, encaró a Guillermo Soto con un eslalon y lo dejó sentado en el pasto para encarar a Thomas Gillier y anotar el 2-2. Sin embargo, al comienzo de la jugada los jugadores de la UC pedían una mano. El VAR revisó varios segundos, pero validó el gol de igual forma, ante los reclamos de Tiago Nunes y sus dirigidos.

Tras el empate de los nortinos, el duelo agarró un ritmo frenético pese a las continuas faltas en la mitad de cancha. El único capaz de cortar el partido fue el VAR. Al minuto 70 llamó al juez del partido por una fuerte patada de Eugenio Mena contra González cerca del área cruzada. El Chueco terminó expulsado, entró muy fuerte y desde atrás en contra. Los Cruzados quedaron con un jugador menos y 20 minutos por delante.

Al 87, Álvaro Delgado pegó un carrerón al corazón de área cruzada. Con un enganche espectacular dejó en el piso a un desesperado Alfonso Parot que siguió de largo. Gillier y Kagelmacher se tiraron al suelo para bloquea el remate del celeste, la pelota dio en la espalda del uruguayo y salió apenas por el lado del arco. Se salvaba Universidad Católica con un hombre menos.

Cuando se cumplía el tiempo reglamentario, el árbitro cobró una falta que parecía inofensiva en el papel, pero Nicolás Castillo se paró frente al balón. Lo separaban unos 35 metros del pórtico y el renquino tenía el arco entre ceja y ceja. Le pegó con fuerza y la pelota tomó una parábola endemoniada para picar a medio metro del arco. El arquero Daniel Castillo se vistió de cómplice del killer y erró en su cálculo para desatar la locura entre los hinchas cruzados de todo el país. Católica lograba un 3-2 sobre el final en una muestra de carácter y resiliencia frente al segundo lugar de la tabla.

El resultado parecía injusto por lo mostrado por Deportes Iquique desde la expulsión de Mena. Pero los dirigidos por Tiago Nunces no estaban dispuestos a dejar escapar una nueva victoria.

Tras el pitazo final, los abrazos se multiplicaban entre los jugadores cruzados, quienes lograron su segundo triunfo seguido y alcanzaron los 12 puntos, para meterse en el cuarto lugar de la tabla a la espera del resto de los partidos de la fecha. En Deportes Iquique, en tanto, las caras largas eran evidente, encadenaron su segunda derrota y dejaron escapar una posibilidad de alcanzar la cima de la tabla de posiciones.