Gendarmes advierten: «Estamos ad portas de una crisis mayor»

Funcionarios de Gendarmería advierten que el sistema está al borde de una «crisis mayor» al interior de las cárceles de Chile debido al alto hacinamiento y a que la criminalidad al interior de los penales en el país «ha crecido totalmente».

Según cifras de la institución, en marzo de 2026 se contabilizó un total de 54.544 internos y, según la institución, en enero de este año existían cerca de 1.600 bandas criminales dentro de los penales de los cuales unas 600 están activas, cometiendo delitos.

Rodrigo Muñoz, dirigente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP), en conversación con La Tercera, indicó que «hoy tenemos reclusos más agresivos porque el delito también se ha importado. Internos extranjeros han traído delitos que se están aplicando desde las cárceles. Hoy las cárceles están siendo domicilios para la extorsión y la tortura entre reos«.

Cifras de Gendarmería revelan que en marzo de 2024 se contabilizó un total de 54.544 internos. Además, en enero de este año existían cerca de 1.600 bandas criminales dentro de los penales, de las cuales al menos 600 estarían activas cometiendo delitos, según informó La Tercera.

En ese contexto, el diputado de la bancada socialista e integrante de la comisión de Defensa de la Cámara, Tomás de Rementería, señaló que es necesario que se aumenten las herramientas para Gendarmería.

En la misma línea, el senador independiente y presidente de la comisión de Defensa, Kenneth Pugh, resaltó que la instalación de inhibidores de señal va en el sentido correcto. Sin embargo, no es suficiente para el nivel de amenaza y riesgo que representa enfrentar al crimen organizado.

Además, indicó que con la llegada de bandas internacionales de crimen organizado y la irrupción de ciberdelincuentes se hace necesario revisar completamente el sistema carcelario chileno.

Por otra parte, la instalación de inhibidores de señal también ha encendido alertas, ya que tras el anuncio algunos reclusos habrían amenazado con posibles motines, lo que llevó a Gendarmería a tomar medidas como instruir la suspensión de permisos al personal, para estar preparados ante eventuales emergencias.

Gendarmería sigue siendo el patio trasero del Estado.

Muñoz quien enfatizó que «en 2023 nos enfrentamos a una crisis que no tenía ningún registro en Chile». destaca que Gendarmería sigue siendo el patio trasero del Estado , Institución en la cual no se invierte realmente como debiera invertirse», planteó

De acuerdo a cifras de Gendarmería, a marzo de este año, la tasa de ocupación penitenciaria en el país alcanzó un 129 por ciento. Además, 16 cárceles superan el 200 por ciento de su capacidad, lo que avizora un 2024 complejo.

El dirigente ejemplificó remarcando que «en la Región Metropolitana tenemos la penitenciaría de Santiago y Santiago 1 con casi 6.000 y 5.000 reos respectivamente, mientras que el personal no supera los 300 ó 400 funcionarios por cárcel«.

Además, enfatizó, trabajan en «paupérrimas condiciones», con botas y chalecos antipuñales lejos del límite de su vida útil e infraestructura deteriorada. «Tenemos carros donde se trasladan 15 internos sin aire acondicionado. Estamos ad portas de una crisis mayor ¿qué vamos a esperar? ¿que un reo se nos muera por asfixia al interior de un carro?»

Para Saravia, quien trabaja en la Región del Biobío, apunta a la necesidad de que aumente la cantidad de egresados desde la Escuela de Gendarmería para que «se vayan equiparando» las fuerzas en diversas regiones del país.

Todo este panorama ha hecho aumentar los problemas de salud mental en los funcionarios. Según un informe del Centro de Estudios Justicia y Sociedad UC de 2023, «el el 47,5% del personal masculino declaró que alguna vez durante el último año necesitó atención en salud mental, pero solo uno de cada tres la recibió. En el caso del personal femenino, 52,5% declaró haber necesitado acceso a tratamiento y más de la mitad efectivamente fue atendida».