China ha producido tantos paneles solares que ha saturado el mercado mundial

La producción masiva ha hecho disminuir los precios, favoreciendo la transición energética limpia en esa nación.

En los últimos años, China se ha convertido en líder en el sector de las energías renovables, hasta el punto de haber producido una cantidad gigantesca de paneles solares. Esta producción masiva ha favorecido una bajada de precios, favoreciendo la transición energética limpia en gran parte del país.

Según la Unión Europea y Estados Unidos, los fabricantes chinos han producido demasiados paneles solares. Estos países ahora están pidiendo a Beijing que contenga el exceso de capacidad de producción de paneles y otros bienes, aumentando así el riesgo de una guerra comercial.

El problema de la sobreproducción

Tras un crecimiento muy rápido del sector de la energía solar y especialmente de la fotovoltaica, uno de los tres pilares clave de la nueva economía china, el país se enfrenta ahora a un problema de sobreproducción.

China ha logrado instalar tantos paneles solares que genera un excedente de energía que el país no tiene capacidad para almacenar o transmitir. Esto está causando un problema, ya que el exceso de producción ha llevado a las autoridades chinas a retirar algunas subvenciones al sector, reduciendo así el número de nuevas instalaciones de paneles solares.

Los números

En el primer trimestre de 2024, China siguió instalando paneles solares a un ritmo rápido, un 33% más que el año anterior, según datos oficiales. Sin embargo, este crecimiento fue mucho más lento que el aumento del 154% registrado en el mismo trimestre de 2023.

En marzo de 2024, China, el mayor mercado mundial de energía solar, había instalado 660 gigavatios de capacidad, mientras que Estados Unidos finalizó 2023 con sólo 179 gigavatios, suficiente para alimentar a 33 millones de hogares estadounidenses.

¿Cuáles son las consecuencias en el sector de las energías renovables?

Los fabricantes chinos siguen produciendo más paneles solares de los necesarios en el país. Muchos de estos paneles solares podrían comercializarse en el mercado internacional, en Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, muchas grandes empresas chinas están empezando a sentir los efectos de esta sobreproducción. Por ejemplo, en marzo pasado, Longi Green Energy Technology, el mayor fabricante de células solares del mundo, anunció que despediría a miles de trabajadores debido al exceso de capacidad y los bajos precios.

La situación es tan grave que la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China ha pedido más fusiones y adquisiciones, así como restricciones a la competencia interna para controlar la capacidad de producción.

El caso de Alemania

Pero no sólo China se ve afectada por esta producción excesiva de paneles solares. En Europa, Alemania produce tanta energía solar que los precios de la energía han caído a territorio negativo durante el pico de producción.

Sin embargo, los expertos dicen que estos son sólo obstáculos temporales en la transición global de los combustibles fósiles a la energía verde, que en su próxima fase se centrará en optimizar la oferta y la demanda. Sólo será cuestión de unos pocos años antes de que se produzca una estabilización entre la oferta y la demanda.