«Vamos a hacer oír nuestra voz»: campesinos avanzan hacia Lima para exigir la dimisión del Gobierno

Más de un mes después de la destitución del presidente peruano Pedro Castillo, cientos de personas provenientes de zonas rurales marchan hacia la capital del país para congregarse en una protesta que exige la dimisión de la actual mandataria Dina Boluarte y la convocatoria inmediata a elecciones generales. Aumenta la tensión, luego de que la jefa de Estado arremetiera contra los bloqueos de carreteras y advirtiera que serán levantados por las autoridades.

Con gritos como “Dina, escucha, no somos terroristas” y “el miedo se acabó”, cientos de campesinos se trasladan este 17 de enero hacia Lima, la capital peruana, para exigir la renovación completa del Gobierno.

Los manifestantes provenientes de todo el país piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte y el adelanto de comicios generales para elegir en las urnas tanto a un mandatario como a los nuevos miembros del Congreso en pleno.

Las movilizaciones y los bloqueos que se extienden por las carreteras y vías intermunicipales muestran el fuerte descontento social, luego de que fuera destituido y detenido el presidente Pedro Castillo, el pasado 7 de diciembre, cuando intentó de forma infructuosa disolver el Legislativo.

El calendario oficial dictaba la convocatoria a nuevas elecciones hasta 2026, cuando estaba previsto que terminara la Administración de Castillo, pero ante la nueva crisis política y social, los diputados proponen abril de 2024 como la fecha más cercana para las votaciones, algo fuertemente rechazado por los activistas.

Los manifestantes intentan ejercer presión para sostener comicios en el menor tiempo posible y la tensión aumenta luego de que Boluarte arremetiera este martes 17 de enero contra los bloqueos. La mandataria advirtió que serán levantados “en las próximas horas” por la Fuerza Pública.

«El bloquear carreteras o no permitir que ingresen estos camiones que llevan gas o combustible sale de la protesta pacífica. Nosotros, a través de la Policía (…) estaremos abriendo en las próximas horas las carreteras», señaló Boluarte, que se desempeñó como vicepresidenta de Castillo y asumió la jefatura del Ejecutivo tras la destitución del entonces gobernante.

La líder política añadió que la demanda del cierre del Congreso y de una Asamblea Constituyente es un “pretexto” para tomar el control de las carreteras y «seguir quebrantando la institucionalidad en el país».

Al menos 18 vías nacionales se encuentran afectadas en nueve regiones y el tráfico ha sido interrumpido en 96 puntos del país, según datos del Centro de Gestión y Monitoreo.

 “No reconocemos a Boluarte”

Consultados sobre las advertencias de la mandataria frente a la obstaculización de las vías, activistas entrevistados por el corresponsal de France 24 en Perú, Francisco Zacarías, aseguraron que los bloqueos se recrudecerán.

Otro manifestante señaló que “no reconocemos a Boluarte como presidenta y no vamos a obedecer lo que ella diga”.

Un panorama que previsiblemente traerá nuevos choques entre los manifestantes y las autoridades, tras semanas fatídicas.

Al menos 42 personas han muerto desde que iniciaron los enfrentamientos en diciembre, según la Defensoría del Pueblo de Perú.

Varias ciudades y pueblos han sido epicentro de las manifestaciones, entre ellas la turística Cusco y las regiones de Puno, Arequipa y Ayacucho, en el sur.

Pero el destino final para muchos es Lima.

El equipo de France 24 en la zona, Francisco Zacarías, Xiomara Parra y Rosario Urbina, señaló que más de 2.000 personas, incluidas mujeres embarazadas y niños, recorrieron bajo la lluvia una carretera entre Huaraypata y Cusco, en medio del bloqueo de cientos de vehículos, para unirse a la gran protesta en la capital.

Los partidarios del derrocado presidente, quien permanece detenido y acusado de rebelión, entre otros delitos, luego de que intentara gobernar por decreto, han establecido barricadas en llamas, intentado asaltar aeropuertos y organizado manifestaciones masivas en las últimas semanas.

«Vamos a estar en la capital para hacer oír nuestra voz de protesta», afirmó Jimmy Mamani, líder indígena aymara de la región de Puno y alcalde de un pequeño pueblo cerca de la frontera con Bolivia.

El líder indígena afirmó que los campesinos de toda la nación buscan reunirse en la capital para una manifestación «pacífica». Sin embargo, también comparó la protesta con la marcha masiva de tres días que en julio de 2000 condujo a la caída del entonces mandatario Alberto Fujimori.

“No está bien que el Ejecutivo no pueda escuchar nuestras demandas, hacen oídos sordos”, agregó y descartó dialogar con las autoridades.

Boluarte respalda votación sobre elecciones en 2024, pero “no es suficiente”

Mientras las protestas crecen en las calles, en el Congreso los legisladores insisten en su propuesta de adelantar elecciones para abril de 2024, fecha considerada lejana por quienes se manifiestan.

Este martes, el Legislativo aprobó para el próximo 15 de febrero el inicio de la nueva legislatura. Se trata de una fecha que estaba pendiente de aprobación, ya que desde ese momento los congresistas sostendrán la segunda votación necesaria para ratificar el proyecto de ley que propone que las elecciones generales se adelanten para dentro de un año y tres meses. La primera votación para este objetivo se llevó a cabo el pasado diciembre.

La medida fue respaldada en las últimas horas por Boluarte, que anteriormente había pedido que los comicios se llevaran a cabo en diciembre de 2023.

«Yo felicito la actitud del Congreso, efectivamente, la población espera ese adelanto de elecciones, la segunda votación estaba sin fecha, qué bueno que el Congreso haya decidido que la quincena de febrero hagan esta segunda votación y van a ratificar este adelanto de elecciones», declaró la mandataria.

Boluarte sostuvo que cuando se concrete el anticipo de comicios generales «nos vamos a ir todos», en una clara alusión a la exigencia de las protestas.

Sin embargo, la fecha puesta sobre la mesa es rechazada desde varios espectros.

“No se puede jugar con un ni para ti, ni para mí, en un país que está perdiendo demasiado por la conflictividad. Estas demandas populares no han sido mínimamente atendidas porque no está confirmado el adelanto de elecciones, que se hizo el 20 de diciembre, y no sabemos, a ciencia cierta, si van a lograr los más de 87 votos para que esa votación sea en regla”, recalca un editorial del diario ‘El Comercio’.

Por lo pronto, miles de campesinos continúan su trayecto para unirse en una sola voz y dejar claro una vez más su reclamo de elecciones inmediatas, en un país sumergido en una espiral de violencia y de cambios abruptos de gobierno en los últimos seis años.