Palestinos entregan a EEUU la bala que mató a la periodista de Al Jazeera.

Via Rfi

La Autoridad Palestina entregó a médicos forenses de Estados Unidos la bala que mató a la periodista palestino-estadounidense de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, para ser examinada, anunció este sábado el fiscal general palestino.

La Autoridad Palestina entregó a los estadounidenses para su pericia, la bala que mató a la periodista estadounidense-palestina Shireen Abu Akleh, reportera estrella del canal Al Jazeera. El fiscal Akram Al-Khatib indicó que la bala mortal a Shireen Abu Akleh, asesinada el 11 de mayo mientras cubría una operación militar israelí en Jenin, en la Cisjordania ocupada, había sido entregada a Estados Unidos para ser examinada.

La reportera vestía un chaleco antibalas con la palabra «prensa» escrita en él y un casco cuando recibió una bala justo debajo del corte de su casco. Se encontraba en las afueras del campo de refugiados de Jenin, un bastión de las facciones armadas palestinas donde las fuerzas israelíes realizaban una redada en busca de sospechosos tras los mortíferos ataques en Israel.

Según fuentes palestinas en Ramallah, sede de la Autoridad Palestina, la pericia se llevará a cabo en la Embajada de Estados Unidos en Jerusalén, se trata de una bala calibre 5,56 mm disparada por un rifle semiautomático Ruger Mini-14.

El ejército israelí dijo el domingo que llevaría a cabo el análisis balístico de la bala fatal al periodista la palestina-estadounidense Shireen Abu Akleh, en presencia de un observador estadounidense.

Estos últimos acontecimientos se producen menos de dos semanas antes de la visita del presidente estadounidense Joe Biden a Israel y Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967, como parte de su primera gira por Oriente Medio desde que se unió a la Casa Blanca.

La Autoridad Palestina, Al Jazeera y Qatar, país que financia a Al Jazeera, acusaron, inmediatamente después de su muerte, al ejército israelí de haber matado a la periodista palestina, que también tiene nacionalidad estadounidense. El 24 de junio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos concluyó que la periodista había sido asesinada por fuego israelí.

Por su parte el ejército israelí continúa afirmando que es imposible determinar si la periodista fue asesinada por un pistolero palestino que disparó indiscriminadamente en el área donde se encontraba, o inadvertidamente por un soldado israelí. Pidiendo repetidamente a la Autoridad Palestina que le dé la bala fatal, la única forma, según el ejército israelí, de determinar realmente quién disparó. Pero los palestinos se negaron y, en cambio, pidieron a los israelíes que entregaran el arma sospechosa.

«Toda la información que hemos recopilado, incluso del ejército israelí y del fiscal general palestino, corrobora el hecho de que los disparos que mataron a la Sra. Abu Akleh e hirieron a su colega Ali Sammoudi provinieron de las fuerzas israelíes y no del fuego indiscriminado de palestinos armados como reclamado inicialmente por las autoridades israelíes», dijo el 24 de junio la portavoz de la Alta Comisión, Ravina Shamdasani.

«No encontramos información que sugiera que hubo alguna actividad de palestinos armados cerca de los periodistas», dijo Shamdasani, y dijo que era «profundamente perturbador que las autoridades israelíes no abrieran una ‘investigación judicial'».

Israel ha desestimado los cargos de la ONU, y el ministro de Defensa, Benny Gantz, lo calificó como una investigación «sin fundamento». Pero en las últimas semanas, diversas investigaciones periodísticas también han apuntado en la dirección del ejército israelí.